jueves, 28 de abril de 2011

Un último suspiro

Un último suspiro
llegado el éxtasis de la fusión humana.
Un calcetín enredado en unas sábanas,
perdido en las marismas de la pasión 
incontrolable de dos fuerzas aparentemente opuestas
que luchan frente a frente
derrumbando los pilares de las costumbres
y las rutinas.

Café,
canción,
Barcelona,
película,
deseo,
alcohol,
vida,
amor
y respeto,
sinónimos todos 
de una noche inolvidable.

La poesía se derrite y se funde 
con la cera de una vela 
que poco a poco se consume,
sobre una mesa rodeada de platos y copas
a medio terminar,
primera parada para los amantes
de las caricias y los besos.

2 comentarios:

Asolada dijo...

Copio y pego y me lo guardo en el disco duro de las cosas intensas. Claro que, si hablamos de esta noche, tendré que editar Barcelona por Madrid.

Besos y besos ;)

Susan Urich dijo...

"La poesía se derrite y se funde
con la cera de una vela
que poco a poco se consume,"

Estos versos me fascinaron, son un poema dentro del poema. Un saludo.